Independientemente del estilo de vida que a veces tengamos es habitual sufrir o padecer ciertas lesiones, no obstante, en los deportistas estas son más frecuentes. Lo que altera significativamente el ritmo de sus actividades diarias, ya que estas pueden afectar un solo músculo o un grupo de estos. Tal es el caso de la pubalgia, la cual a pesar de causar un gran dolor debe tratarse de forma activa, es decir, ejecutando ciertas terapias continuas, ya que mientras más descanso y menor intervención profesional, aumenta su dolor. 

¿Qué es la pubalgia?

La pubalgia es una afección que suele ser conocida como la hernia del deportista, ya que es una lesión muy común entre jugadores de fútbol, practicantes de squash, tenis, pádel, corredores o atletas de distintas disciplinas. Cabe destacar, que afecta en su mayoría a los hombres, y se manifiesta con dolores en el pubis o en zonas musculares de la ingle.

Es importante mencionar que se trata de un dolor bastante profundo, que además está relacionado con una inflamación en las zonas mencionadas donde hace inserción la musculatura abdominal, es decir, en la parte superior del pubis y de la musculatura aductora.

¿Cómo se trata la pubalgia?

Cuando se tiene pubalgia es indispensable hacer una consulta a tiempo con el especialista en fisioterapia, esto nos permitirá encontrar el mejor diagnóstico y trabajar en función de eso, para asegurar una pronta y favorable recuperación. Se sugiere asistir directamente con estos profesionales para evitar que esto pueda confundirse con una inflamación local, ya que traería reposo y analgésicos que no generaría un efecto positivo en el paciente. 

Cabe destacar, que los deportistas que más se ven afectados por la pubalgia, son los futbolistas, sobre todo en aquellas fechas donde están de vacaciones o se están reintegrando de las mismas. Esto se debe a que en este periodo de tiempo muchos de estos suelen ganar peso, tienen disminución en la elasticidad de la musculatura e incluso una pérdida de fibras. Para ellos se sugiere lo siguiente:

  • Descanso de las actividades deportivas.
  • Antiinflamatorios para disminuir el dolor de los tendones afectados.
  • Rehabilitación, electro estimulación, masoterapia o técnicas de fisioterapia.
  • Estiramientos para evitar que la pubalgia empeore.
  • Tratamiento quirúrgico en caso de una pubalgia crónica, esta se efectúa para reducir la presión excesiva que se ejerce sobre el pubis.

En nuestra clínica Fisioterapia Zaragoza contamos con especialistas que se encargaran de poner en práctica sus conocimientos para aplicar las mejores terapias y aliviar la pubalgia. Contacta con nosotros y mejora tu calidad de vida.

Call Now Button