Es común que las personas señalen algún tipo de dolencia, afección o incomodidad relacionada con diversos tipos de contracturas musculares. Pese a que podría ser un término mencionado con frecuencia, realmente muchos desconocen cuál es su verdadero significado. De hecho, aún existe mucho desconocimiento sobre su naturaleza, síntomas y diversos tratamientos. 

Para aclarar de qué tratan las contracturas musculares, desde Fisioterapia Zaragoza te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de dolencias.  

¿En qué consiste una contractura muscular?

Su nombre podría adelantar gran parte del significado, ya que es una contracción del músculo o en algunos casos de sus fibras. En pocas palabras, el músculo se encuentra en una tensión constante. Además, esta dolencia suele adjudicarse únicamente a los atletas o deportistas, aunque es un rumor incierto. El dolor y la contractura muscular podría ser una incomodidad que cualquiera podría padecer. 

Al poseer músculos y fibra en ellos es fácil ser propensos a algún tipo de contractura muscular. Por otra parte, cuentan con diversos orígenes, tales como: 

  • Ejercer esfuerzo: es común que al realizar algún tipo de esfuerzo físico el cuerpo metaboliza sustancias activas y produce el movimiento. Cuando el esfuerzo es muy grande por falta de entrenamiento o dureza, el organismo no puede depurar los metabolismos en el torrente sanguíneo, produciendo inflamación y dolor. 
  • Posterior al esfuerzo físico: tras este esfuerzo el músculo se muestra incapaz de volver a su estado de reposo. Podría ocurrir que luego del ejercicio intenso si el músculo ha sido sometido a un gran trabajo no tiene la posibilidad de relajarse. 
  • Residuales: al momento de una lesión grave la musculatura que rodea tiende a contraerse como protección. Aunque la lesión principal esté curada, los músculos de alrededor podrían quedar contracturados.  

Síntomas de las contracturas musculares

Diariamente los músculos poseen la capacidad de contracturarse y distenderse sin ningún tipo de inconvenientes. Pese a esto, en determinados casos el músculo no se relaja y mantiene el área hinchada o dura. Además de estos puntos, los síntomas que se podrían presentar son el dolor y la limitación del movimiento. 

En pocas palabras, se pueden señalar cuatro síntomas cruciales tales como, movimientos reducidos, debilidad muscular, uso limitado de la zona afectada y dolor, además de rigidez articular y muscular.  

Tratamiento para las contracturas musculares

Ya que las contracturas musculares aparecen cuando el músculo realiza una actividad inapropiada, en función o intensidad no es recomendable tratar este tipo de afecciones por cuenta propia. La inexperiencia podría ser contraproducente para la afección por ello se aconseja acudir con un fisioterapeuta especialista en contracturas. Por otra parte, entre los tratamientos más adecuados se podrían mencionar: 

1. Miorelajantes y antiinflamatorios

Los miorelajantes y antiinflamatorios son fármacos que relajan la musculatura reduciendo así la contracción. Este tipo de tratamientos son eficientes cuando el dolor es sumamente fuerte, aunque necesitan ser prescritos por el médico de forma detallada. 

2. Calor local

Gracias al calor local efectuado por el fisioterapeuta es posible conseguir una correcta relajación del músculo. Además, se produce un importante efecto analgésico, logrando una gran mejoría en él. 

3. Masajes

Los masajes son fundamentales siempre y cuando se efectúen por un especialista, esto se debe al aumento del flujo sanguíneo, lo cual mejora el metabolismo y la recuperación de los tejidos. Por otra parte, relaja el músculo y disminuye el dolor de forma considerable. 

Si deseas obtener más información sobre este tipo de tratamientos para la contractura muscular no dudes en contactar con nuestros fisioterapeutas, estamos para ayudarte. 

Call Now Button